Los chavistas no deben pisar la grama